Rosa Mosqueta (Rosa Aff. Rubiginosa L.)

Aceite Rosa Mosqueta

La ROSA MOSQUETA (Rosa Aff. Rubiginosa L.) pertenece a la familia de las rosáceas. La floración es de octubre a diciembre y el fruto se recolecta entre febrero y abril.

Es originaria de Europa Central y  llegó a América del Sur, durante la conquista, donde crece en zonas muy frías de los Andes del sur de Chile.

Desde hace siglos, los araucanos, pobladores del sur de Chile, utilizaban el ACEITE DE ROSA MOSQUETA en quemaduras, heridas, cabello seco, como antiarrugas…

De la ROSA MOSQUETA, la parte utilizada son las semillas de las que se extrae el aceite. Para obtener el aceite de máxima calidad es fundamental que la extracción se realice en frío y que el proceso de secado se utilicen con temperaturas inferiores a a 35ºC

Componentes Fitoactivos

El ACEITE DE ROSA MOSQUETA tiene un alto contenido de Ácidos Grasos Esenciales poliinsaturados: Linoleico 44-49% y Linolénico 28-34%. Los Ácidos Grasos Esenciales confieren fluidez, flexibilidad y permeabilidad al instaurarse en las estructuras de las membranas celulares del cuerpo.

Otra componente del ACEITE DE ROSA MOSQUETA es el Ácido Retinoico, responsable de la rápida regeneración de los tejidos.

Propiedades de la Rosa Mosqueta

El ACEITE DE ROSA MOSQUETA es un producto que ha despertado especial interés en el área de la dermatología y de la cosmética por su diversidad de usos y aplicaciones. Éstos van desde la regeneración de tejidos dañados, retraso en la aparición de líneas de envejecimiento prematuro y la prevención en la formación de arrugas hasta el tratamiento de afecciones de la piel como: quemaduras, exposición a radioterapia, cicatrices, estrías, etc…

Utilización como complemento de otros tratamientos

El ACEITE DE ROSA MOSQUETA es un producto totalmente natural, altamente regenerador, hidratante y con un excelente nivel de eficacia en su función barrera.

De esta forma, el ACEITE DE ROSA MOSQUETA es un magnífico complemento en tratamientos de peeling químicos, AHA ‘S, dermoabrasiones por ultrasonido o cualquier otro en el que se utilice queratolíticos. Además, se han obtenido muy buenos resultados como complemento a la utilización del Láser en procesos de cicatrización y en distintos tratamientos de medicina estética como la depilación eléctrica, micropigmentación, liposucción, etc.