Cómo realizar el masaje perineal prénatal

El objetivo del masaje perineal es incrementar la elasticidad del periné para favorecer su integridad en el proceso expulsivo del parto.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Lávese las manos (siempre con las uñas recortadas y limpias)

2. Vacie la vejiga de orina antes de realizar el masaje. Familiarícese con su propio periné: Puede ayudarse de un espejo.

3. Puede aplicarse compresas templadas o realizar el masaje tras la ducha.

4. Colóquese en un posición cómoda, puede adoptar una posición en cuclillas, semisentada o apoyada en la pared.

5. Si se realiza automasaje es más cómodo usar el pulgar, para la pareja será el índice y/o corazón. Lubrique sus dedos con el aceite de Rosa Mosqueta.

6.  Aplicación:

6.1. Introduzca el/los dedos en la vagina 3-4 cm, presione hacia abajo y hacia los lados de la vagina con un movimiento de balanceo firme pero delicado, estirando la zona hasta que sienta una leve sensación de quemazón o escozor.

A continuación deslice el dedo desde el fondo de la vagina hacia afuera y viceversa, manteniendo una ligera presión durante 2 minutos.

6.2. Coloque el/los dedos en la entrada de la vagina(horquilla) y realice una presión hacia abajo durante dos minutos o hasta que le moleste. Esto le ayudará a imaginar la presión que ejercerá la cebeza del bebé.

6.3. Después coja esta zona entre el dedo pulgar y los opuestos, a modo de pinza, y realice un movimiento de vaivén, de un lado a otro, para estirar el tejido de la entrada de la vagina y la piel del periné; realice este movimiento durante 2-3 minutos.

Para terminar, manteniendo los dedos en la misma posición, realice estiramientos desde dentro hacia afuera abarcando la zona inferior  y lateral de la vagina y piel del periné, durante dos minutos, esto le ayudará a relajar la zona.

La frecuencia del masaje será de tres veces por semana durante 10 minutos. Se realizará al menos 3 semanas a partir de la 34º semana de gestación.